ARTÍCULOS DE INTERÉS
Lic. Germán Diorio > El Psicólogo del Club > Artículos

PACIENCIA

"Estoy listo, pero el Entrenador no me larga a la cancha". El jugador joven, con hambre y ganas, y seguramente apoyado por el trabajo diario, sueña, desea, anhela que le den pista. Pero los tiempos del Entrenador muchas veces no van en la misma sintonía.

El entorno, con las mejores intenciones, apoya al jugador y a veces, sin quererlo, carga pilas contra el DT, y el caldo se empieza a espesar en la olla del novel deportista, que sigue esperando su chance, cada vez más impaciente…

La Impaciencia no suele ser buena consejera en los procesos de formación, crecimiento o maduración. Fundamentalmente, porque es generadora de sensaciones que, en la mayoría de los casos, nos alejan de las condiciones ideales para rendir a pleno. El impaciente suele entrar en un estado de espera ansiosa que altera su ecosistema provocando alteraciones en temas vitales como el descanso, la alimentación o la administración de su tiempo libre.

Saber esperar la oportunidad es una de las mayores virtudes de los "Grandes". Y “saber esperar” es un concepto amplio, que va desde el saber esperar la oportunidad de saltar a la cancha hasta saber esperar con la actitud correcta que la pelota llegue a tus manos para convertir o tomar la mejor decisión posible. Saber esperar… En el mejor estado, porque solo así habrá garantías, o al menos más chances, de que la toma de decisiones sea la correcta.

La Impaciencia, el querer todo ya, suele ponernos caprichosos en situaciones en las que el capricho nos empuja hacia el callejón sin salida.
Saber cuál es nuestro lugar, y sobre todo, saber como convencer al otro, son las llaves que suelen abrir la puerta hacia la consecución del logro (grande o pequeño) para el cual venimos trabajando.

A veces pensamos que "ya estamos listos", pero parte del proceso de maduración es aprender a convencer al otro que realmente lo estamos. Ya que si el otro no lo siente, podemos caer situaciones como:

    • - ponernos más insistentes de lo aconsejable, cansando al responsable de darnos eso que tanto queremos.
      - conseguir el permiso o la habilitación pero sin que parta del convencimiento del otro, lo que va a redundar en que el nivel de confianza con que nos dan la posta no sea el ideal.
  • Saber esperar. Ser Paciente… Según el diccionario, La Paciencia es la actitud que lleva al ser humano a poder soportar contratiempos y dificultades para conseguir algún bien.

    De acuerdo con la tradición filosófica, Paciencia "es la constancia valerosa que se opone al mal, y a pesar de lo que sufra el hombre no se deja dominar por él". La Impaciencia, querer adelantar procesos o pasos, no suele llevarte a buen puerto. ¿Por qué dejarte dominar por ella entonces?

    Volver Al Sitio